La Filarmónica de Chile


La Orquesta Filarmónica de Chile es una institución artístico-musical autónoma que se forma a mediados de la década de los 50 en el Teatro Municipal de Santiago, como iniciativa de un grupo de músicos visionarios que asumen con su propio esfuerzo la responsabilidad de su gestión. Como lo establecen sus estatutos, su misión se orienta tanto a cumplir un rol social a través de la difusión de la música clásica de conciertos, así como también a crear nuevas fuentes de trabajo para los músicos nacionales.
Su extraordinaria y prolífica labor musical la posiciona rápidamente en el acervo cultural de Chile y Latinoamérica.



Foto: Patricia Cardenas, Sala Corpartes, 2016





El debut musical

Desde su primer concierto el 5 de Julio de 1955 en el Teatro Municipal de Santiago, la agrupación se empeña en incrementar la actividad orquestal en Chile en su condición de cuerpo artístico de excelencia. Su aporte a nivel nacional es constante a través del tiempo, con varias giras a su haber. Esto queda demostrado en su notable concierto inaugural.

El programa del debut contemplaba el Concierto Brandenburgués No 5 de Bach, el Idilio de Sigfrido de Wagner, las Variaciones Rococó de Tchaykovski y la Sinfonía en Do Mayor de Beethoven.

Para la ocasión, la orquesta fue dirigida por el maestro Leopold Ludwig, quien se presentaría en más de una oportunidad al frente de la agrupación.



 

Archivo histórico Orfil




Los fundadores

La inquietud artística de un grupo de músicos emprendedores fue la semilla que daría origen a la Orquesta Filarmónica de Chile.

Con la conducción del violinista Erwin Heyl, la orquesta convoca a destacados ejecutantes de cada familia de instrumentos, gracias a los cuales se escribe un nuevo capítulo en la historia musical chilena.

Con los años estos miembros fundadores se convertirían en los maestros de nuevas generaciones de músicos, algunos de los cuales a su vez hicieron escuela a nivel nacional, como el polaco Eduard Sienkiewicz o Ramón Bignón.

 

Archivo histórico Orfil